Vivir plenamente.

“ El amor y la locura son los motores que hacen andar a la vida”. Marguerite Cleenewerck de Crayencour más conocida como Marguerite Yourcenar, novelista, poetisa, dramaturga y traductora francesa nacionalizada estadounidense y fallecida en 1987.

Hoy es un día especial, un momento para brindar por la buena estrella de la intención de estos escritos; llegar a transmitir locura, pasión, indignación y en definitiva sentimientos por esta raza no es tarea sencilla.

No lo es sin tropezar con limitaciones y evidente subjetividad, somos un mundo y cada cual un universo; pero el único objetivo de esta serie de escritos fue, es y será, compartir vivencias y ayudar, en lo posible, a quienes buscan información sobre esta extraña, alocada, rebelde y cautivadora raza.

Llegar a otras personas es una satisfacción inmensa, comprobar que comparten sensaciones es ya un lujo; pero recibir un escrito con ellas, detallando vivencias, es un honor que me provoca un inmenso agradecimiento.

Ellos son una pareja nada normal, entiéndase fuera de lo común….sin estereotipos ni etiquetas al uso; lo primero que aprecias en ellos es bondad, algo muy extraño en nuestros días….algo que brilla por su rareza.

Son diferentes, les guste o no, y su diferencia radica en su propio ser; la vida no ha sido fácil y han tenido que atravesar pasillos incómodos y estancias desagradables…quizás ello ha forjado su ser, probablemente tan sólo ha incrementado su pasión por vivir.

Y esa pasión, un buen día, se cruzó con un perro lobo checoslovaco; anidó en ellos a fuerza de risas, disgustos, cabreos y momentos inolvidables.

Se convirtió en parte de ellos, en una parte muy importante en sus vidas; encajando en una forma de ver y entender la vida, en una manera de ser y compartir en la que esta raza obtiene matrícula de honor.

Viajar es la pasión de ambos, empaparse de tierras, paisajes y personajes; con la libertad de una furgoneta y la carretera cómo vía hacia lugares que aportan belleza, admiración, respeto y satisfacción.

Y allí, en ese pequeño y maravilloso mundo, se encuentra nuestro protagonista …..un macho de perro lobo checoslovaco.

Astuto como su propia raza, observador e incluso rencoroso en algunos momentos, pero entregado a nuestra pareja cómo sólo un perro lobo checoslovaco puede hacerlo…..ellos son su vida y él forma parte de la de ellos.

Cada viaje es un descubrimiento, y nuestro lobo observa cuando llega el momento de los preparativos…..observa y comprende que una nueva aventura comienza.

Es muy difícil explicar cómo perciben el cambio de rutina, cómo valoran el momento de confirmación…..un viaje es para ellos descubrir al igual que para nosotros…y lo valoran, ya lo creo que lo valoran.

Este viaje tuvo como destino la Bretaña francesa, playas maravillosas con mareas que modifican la costa hasta en 15 kilómetros en 24 horas.

Empaparse de olores es una de las habilidades del plc, levantar la cabeza y empaparse de olores y sonidos….es un espectáculo para admirar….y allí, en una playa de la bretaña francesa, su reacción fue saltar de inmediato, correr alocadamente y comenzar a “cazar” algas, esqueletos de sepias y llenarse de arena.

Esplendor de libertad, y un comportamiento que se nos queda grabado en la retina.

Pero somos humanos, y convivimos en una sociedad en la que lo diferente nos provoca cautela; y ellos pudieron comprobar cómo, las gentes de la Bretaña francesa, en algunos casos, observaban con cierto recelo a una furgoneta, con mochilas, con la jaula de transporte y sobre todo a nuestro protagonista.

Miradas ignorantes del bagaje que comportaba el conjunto, absolutamente comprensibles quizás, pero que hacen mella…..sin duda duele ser observado con recelo.

Ser diferente en ocasiones es duro, asumir que se es ….ahí reside la clave….. de la indiferencia que nos debe causar el juicio sumarísimo de quienes, desconocen qué…. y sobre todo por qué.

Quizás, en la imagen de ese animal tan semejante al lobo, el subconsciente social viese a una oveja en sus fauces sanguinolentas…..o tal vez tan sólo fuese simple curiosidad…nunca sabremos el por qué de esas miradas; pero sí sabemos que nos miran de forma muy diferente a los dueños de otros canes.

Pero son partes del viaje que en absoluto deben empañar la vivencia, nuestra pareja comprobó que el instinto de manada, de protección, se agudizó en nuestro protagonista; atento a cualquier aproximación, humana o cánida, reacciones sensibles y lógicas ante un nuevo escenario.

En este viaje apreciaron hasta el más mínimo fenómeno de la naturaleza, un regalo para los sentidos….un espectáculo compartido…un festival de libertad azotando sus cuerpos y sus sentidos en compañía de un rey en dichos menesteres.

Viajar no es lo importante, afirman ellos…..lo verdaderamente importante es compartir con quién amas cada momento, cada sensación y cada nueva aventura…..

Una furgoneta, dos personas y un plc no es algo extraordinario, o quizás lo sea; lo realmente asombroso….lo incalculable, es sentir en plena naturaleza que la vida vale, que nada queda fuera de esa magia diaria que implica levantar la vista y encontrar la complicidad de un ser humano y la de un plc.

Vivir plenamente, con amor y con la locura suficiente para ser….dejemos el parecer en manos de los mercaderes de ilusiones y rindamos honores a lo que realmente merece admiración.

P.S.

Gracias por vuestro escrito, y espero haber reflejado lo mejor posible vuestras sensaciones. La fotografía que encabeza el artículo se corresponde con las huellas del plc en la bretaña francesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *