La mirada de un lobo.

En el ser humano la mirada muestra siempre un estado de ánimo, en muchas ocasiones sentimientos profundos; en otras ocasiones simplemente apatía.

El lenguaje corporal puede alterarse a voluntad, puede camuflar la realidad …puede llegar a confundir y sin embargo la mirada casi siempre resulta una profunda ventana hacia el interior. Una mirada comunica en silencio, un silencio que puede llegar a ser atronador….

En la naturaleza lo visual es parte de un perfecto equilibrio, nada es casual y todo esta perfectamente diseñado; un perfecto mapa que señala y delimita territorios, informa y sobre todo advierte.

El continente natural es una verdadera enciclopedia ilustrada, el contenido animal es igual de rico y extenso en lo visual. Y si la mirada en el ser humano es una profunda ventana,  en el reino animal es un mirador que se ajusta a cada especie.

La evolución ha conformado, adaptado y creado la impronta de cada especie animal. Evolución compartida con el ser humano en todos, o en casi todos los territorios; en ocasiones hemos sabido convivir de manera equilibrada, respetando el entorno y el papel fundamental de todas y cada una de las especies que pueblan el planeta.

Desgraciadamente en la mayoría de los casos ha prevalecido una obtusa visión, un estúpido empeño en reinar sobre la naturaleza; un egocéntrico deseo de jugar a dioses inmortales, a decidir qué especies, cómo y cuando deben vivir, convivir o servir al hombre.

La historia del lobo en el planeta es la historia de la supervivencia, de la persecución, del acoso y  de la exterminación en muchos territorios. Muchas culturas ancestrales han visto en este maravilloso animal un tótem espiritual, un ejemplo de libertad e independencia.

La gran mayoría de civilizaciones han sido protagonistas de una persecución salvaje, de un exterminio imparable. El ser humano, en su afán por “jugar” a las divinidades, establece categorías para el reino animal; los que sirven a nuestros propósitos y los que tan sólo aportan “competencia”…. y lo peor es que en ambos casos hemos errado el método, y las consecuencias han sido irreversibles.

Se podrían escribir miles de líneas al respecto, no es mi intención; tampoco lo es abanderar un “mea culpa” al respecto de nuestro paso por el planeta y lo que dejamos atrás generación tras generación. Aunque todos somos responsables, en mayor o menor medida, tan sólo quisiera apelar a la reflexión.

Y hacerlo desde el respeto y admiración hacia el lobo, respeto por su aportación al perfecto equilibrio natural  – allá dónde ha podido sobrevivir – admiración por sus capacidades, por la transmisión genética del instinto de supervivencia y por su astucia ancestral a la hora de evitar al hombre, a pesar de tener que compartir territorio con él.

No quedan ya muchos espacios para esa convivencia, de hecho el hombre sigue siendo imparable a la hora de decidir el futuro del lobo; y en esa vorágine el lobo cada vez es más residual allá dónde el hombre reina a diario.

Qué vemos de peligroso en la especie, qué nos motiva a su exterminio directo o a una hipócrita y vergonzosa “regulación”  de la especie. Sinceramente lo desconozco, sin embargo se que el mundo rural ha sabido convivir con el lobo.

En muchas ocasiones y comunidades han existido ejemplos de dicha convivencia, ejemplos admirables en los que el hombre ha sabido compartir territorio y beneficiarse incluso del equilibrio que aportaban las manadas de lobos al sistema natural.

La mirada de un lobo es un mirador a la historia pasada y presente del planeta, la mirada de un lobo es una atronadora llamada de advertencia; la mirada de un lobo es el reflejo de la sabiduría ancestral del planeta.

Y lo más importante….no engaña, no puede hacerlo; en ocasiones y cuando un plc me mira a los ojos…..un ligero escalofrío recorre mi cuerpo, no sabría explicarlo, no podría definirlo….pero si lo he sentido y lo siento.

Nunca un lobo me ha mirado a los ojos, no puedo hablar de qué se siente; pero si he visto la mirada del hombre …..cuando decide sobre su futuro….y lo siento pero no me gusta.

Licencia Creative Commons Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

2 pensamientos en “La mirada de un lobo.

  1. Sabía que al final llegarías a tan maravilloso animal y lo has puesto justo en su sitio, donde tiene que estar, en lo mas alto de la pirámide. LOBO VIVO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *